El Tester Agil y el Síndrome de la Película Empezada

cinema

Imaginemos una persona que quiere ir al cine a ver una película. Saca su entrada anticipada, pero por determinadas circunstancias, llega tarde a ver la película y se pierde la primera parte. Entonces, verá por ejemplo que los actores buscan a alguien, pero no sabrá a quién ni por qué. O verá a un actor deseando venganza, sin saber bien qué le hicieron ni por qué está tan enojado. A esto llamo el “Síndrome de la película empezada”.

De la misma manera, a pesar del auge de las Metodologías Agiles, ATDD, TDD, etc., en muchos proyectos todavía se involucra tarde a los Testers. Suele pasar que se incorpora al Tester cuando las user stories ya están escritas, estimadas y con los criterios de aceptación ya delineados. De esta manera, el Tester se pierde parte de la película, y el proyecto a su vez pierde la visión que puede aportar el Tester.

Desde el punto de vista de la gestión del proyecto, se entiende que se haga esto por una cuestión de presupuesto, principalmente porque se presume que durante los primeros sprints el Tester no tendría demasiado para hacer y por lo tanto, sería un desperdicio de recursos.

Sin embargo, esta es una creencia equivocada. Veamos algunos ejemplos de tareas que el Tester podría tomar a su cargo en las etapas tempranas del proyecto:

  • Estimar las tareas de Testing: sabemos que, cuando les hablamos de tareas de testing, como diseñar casos de prueba, generar datos o planificar las pruebas, muchos PMs dicen “sí, sí, bueno…” con gesto de incredulidad, pensando que esas tareas van a ser agujeros negros adonde irán horas que no producirán ningún resultado tangible. Sin embargo, estas tareas son necesarias y aportarán su valor al proyecto, y por lo tanto, deben ser estimadas. Por otra parte, cada una de las user stories requerirá de tiempo de testing. Muchas veces, sin embargo, se realiza la estimación sin tener esto en cuenta, olvidando que una user story no está terminada hasta que fue completamente testeada. Ese tiempo debe ser considerado e incluido en la estimación.
  • Escribir los criterios de aceptación: el Tester es la persona ideal dentro del equipo para realizar esta tarea, por ser quien va a tener la visión funcional del desarrollo y además porque los criterios de aceptación van a constituir la base de su trabajo de testing. Suele pasar, sin embargo, que los criterios de aceptación los escribe el Scrum Master, convirtiéndose en una suerte de repositorio del conocimiento funcional, lo cual le quita tiempo y reduce la eficiencia de todo el equipo. Además, convierte al Scrum Master en un proxy entre el equipo y el Product Owner. Sucede que los proxies son muy buenos cuando son necesarios. Cuando no lo son, se convierten en un problema. Otro enfoque es que haya un Business Analyst que escriba los criterios de aceptación. El problema con esto es que esta persona suele participar al inicio del proyecto, y luego al no tener demasiado que hacer, se lo asigna a otro proyecto. Como consecuencia de esto, las preguntas que surjan en las etapas posteriores sobre los criterios de aceptación (“¿qué quiso poner acá?”, “¿este criterio todavía es válido?”, etc.), quedarán sin respuesta.
  • Automatizar: es muy difícil que un proyecto bajo metodologías ágiles resulte exitoso si no se utiliza la automatización de pruebas, como mínimo en un nivel básico de regresión. Esto no se puede lograr si no se comienza desde el inicio mismo del proyecto. Sin embargo, suele suceder que en el sprint 10, alguien de pronto le dice al Tester: “recordá que es un requerimiento de este proyecto tener pruebas automatizadas, por lo menos la regresión”. Frases como esta le ponen los pelos de punta al más calmado. A esta altura del proyecto, el Tester normalmente se está rompiendo la cabeza pensando cómo encontrar el tiempo para hacer una “mini-regresión”, y le hablan de automatizar…

Estos son sólo algunos ejemplos de tareas que generan valor y que el Tester puede tomar a su cargo en las primeras iteraciones, cuando las tareas de testing en sí no deberían demandarle demasiado tiempo.

Son también buenos motivos para que el Tester esté involucrado desde el comienzo y, entre otras ventajas, pueda evitar el “Síndrome de la película empezada”. El autor se permitió la licencia de inventar este “síndrome”, basándose en su teoría de que alguien que se incorpora a un proyecto cuando este ya ha comenzado, al igual que el espectador que llega tarde a una película, por más que se quede hasta el final y no se pierda de nada más, sentirá siempre la incertidumbre de pensar que quizás le falta saber algo. Acaso en las primeras escenas había un detalle que en realidad modificaba todo el sentido de la historia… Este síndrome sólo se logra evitar si se puede mirar la película completa (o participar en el proyecto desde el comienzo).

¿Qué puede hacer el Tester? Es simple: pedir, demandar, exigir que lo incluyan en el proyecto desde el principio. Hablar con el líder de Testing, con el responsable del proyecto, con quien sea necesario para lograr este objetivo. Una buena idea es mostrar la lista de más arriba, para dejar en claro que hay actividades que puede hacer para aportar valor en esas primeras iteraciones y así hacer buen uso de su tiempo.

De otra manera, será siempre víctima de la duda que le va a generar esa parte de la película que se perdió… ¿y si era todo un sueño y yo nunca lo supe?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s