Unico Taller de Testing en Proyecto Real de Software

Dentro de la oferta de capacitación en QA/Testing, QAbility tiene una propuesta innovadora: el único Taller Práctico de Testing que se desarrolla en el marco de un proyecto real de desarrollo de software.

Esta capacitación permite que los asistentes incorporen la práctica del proceso de Testing, aplicándola en un proyecto que tiene todas las características de un verdadero desarrollo de software: se utiliza una aplicación Web desarrollada especialmente, junto con las herramientas que hoy por hoy son las más usadas en el mercado.

De esta forma, cada asistente recibirá la documentación del proyecto (muy completa para algunos requerimientos y muy informal para otros), y a partir de allí deberá diseñar los casos de prueba, ejecutarlos, descubrir los defectos existentes y reportarlos. Luego, se simula la corrección de los defectos y se ejecutan nuevos ciclos de pruebas, hasta quedar el software listo para el ambiente productivo. Es decir, tal cual sucede en cualquier proyecto de desarrollo de software en cualquier empresa. Todo esto con el permanente apoyo de los instructores, que irán guiando a los asistentes, evacuando sus dudas y consultas y colaborando para ayudarlos a incorporar buenas prácticas.

Por sus características, este curso permite a los asistentes sumar una práctica valiosa, muy cercana a la verdadera experiencia laboral, que además por su carácter intensivo les ayudará a entrar rápidamente en el ritmo de los proyectos reales.

Resulta ideal para todos aquellos que buscan incorporarse al mercado laboral en un área de Testing. Asimismo, es muy útil para quienes ya se encuentran trabajando en el área y desean fortalecer sus competencias.

Esta capacitación ya se encuentra disponible para empresas y próximamente anunciaremos las fechas en que estará disponible para el público en general.

Consultar

Anuncios

2 años de Tests de Performance en TN

Desde QA (aka Quality Assurance) trabajamos para mejorar la calidad de lo que producimos. Un ejemplo es el proceso de tests de performance que venimos haciendo desde hace tiempo en éste proyecto de TN que tanto queremos.

Antes que nada, es necesario aclarar las diferencias entre los tipos de pruebas de performance. No todas son iguales ni tienen los mismos objetivos.

  1. Test de carga: prueba de largo plazo de la aplicación con el caudal de tráfico de datos y usuarios habituales, los cuales llamamos concurrencia.
  2. Test de volumen: prueba de más corto plazo de la aplicación pero con un caudal mayor de tráfico de datos y concurrencia.
  3. Test de stress: su objetivo es conocer el “punto de quiebre” del sistema, ya sea en términos de hardware como de software. Es saber hasta donde “se la aguanta”. Para eso hacemos pruebas con niveles verdaderamente grandes de usuarios concurrentes, en los cuales simulamos acciones en el sitio y consumo de diferentes servicios.

Básicamente hay 2 maneras de obtener indicadores de performance:

  1. Fijar los usuarios concurrentes y sus repeticiones de acciones para medir los tiempos de respuesta de las llamadas (la experiencia de usuario, la cantidad de usuarios concurrentes que supuestamente soporta el sistema)
  2. Fijar la tasa de requests que se quiere obtener y medir los tiempos de respuesta (la experiencia del server con los usuarios arriba intentando ver mi contenido)

Para realizar éste tipo de pruebas usamos una gran herramienta llamada Apache JMeter. Está hecha en Java, cuenta con interfaz gráfica y permite hacer varios pasos por llamada como también varias llamadas al mismo tiempo. También permite realizar parseo de expresiones regulares, graduar la cantidad de threads (hilos) concurrentes y un montón de cosas más.

JMeter simula carga en el servidor y permite estresar diferentes tipos de peticiones: HTTP, HTTPS, JSON, SQL, SMTP, LDAP y SOAP/XML como WebService SOAP. Además es Open Source, que no es un detalle menor. Este es un ejemplo de lo que podemos hacer con la herramienta:

graficos

Son los resultados de pruebas de stress ejecutadas sobre la home, la nota interna y los servicios más importantes que consume el sitio de TN. Todas fueron realizadas en entornos Beta (pre-lanzamiento). La primera corresponde al rediseño presentado en agosto de 2013; la segunda son pruebas actuales que incluyen la migración a Drupal 7.

Como se puede ver a simple vista, el trabajo constante que hacen los equipos de Desarrollo y Operaciones en performance da sus frutos. En los últimos 2 años los avances en los servicios son notorios, llegando a valores de mejora de 3000% más rápidos y eficientes. Eso quiere decir que están muy bien preparados para acompañar al crecimiento del consumo móvil de TN.

Nota del autor: originalmente publicado en el Blog de Todo Noticias

5 Principios para incorporar Testing a su Empresa

Recibimos frecuentemente la consulta de cómo “empezar a hacer Testing” en empresas que no tienen esta área formada, ni cuentan con Testers en sus equipos.

Es una realidad en el mercado de las empresas que desarrollan software, que llega un punto donde han crecido lo suficiente, y sienten esta necesidad. A menudo, surge como un desafío, de manera a veces traumática, porque se encuentran con que son capaces de entregar los desarrollos en tiempo y forma, pero el feedback que reciben de sus clientes es que el nivel de calidad percibida de los productos es muy bajo. O les sucede que tienen la oportunidad de trabajar con clientes más grandes, y estos directamente les demandan que realicen Testing de los desarrollos.

En todos los casos el problema es el mismo: descubren que necesitan incorporar prácticas de Testing, y se preguntan por dónde empezar. Vamos a ver entonces los principios básicos que se deben tener en cuenta a la hora de sumar el Testing a los desarrollos de software.

  1. Insertar el Testing en el proceso: lo primero que tenemos que ver es cómo vamos a incorporar el Testing a nuestro proceso. El primer paso es identificar con qué tipo de proceso estamos trabajando o necesitamos trabajar. Esto va a depender en gran medida del tipo de desarrollo que estemos realizando. Si tenemos la posibilidad de trabajar con metodologías ágiles, debemos tratar de incorporar el Testing desde las etapas más tempranas del proceso, sumando a los Testers desde el comienzo, para que participen de la especificación de los requerimientos, y puedan comenzar con el diseño de las pruebas lo antes posible. Si, por el contrario, el tipo de proyecto o el cliente nos exige utilizar una metodología más estructurada, deberemos tener en claro en qué momento vamos a hacer entrar el Testing, y bajo qué condiciones. En todos los casos, aplica la regla de que cuanto antes se comience con las tareas de Testing, mejor será y resultará más beneficioso para el proyecto. Un error común de quienes comienzan a leer e informarse sobre las prácticas de Testing es entender que necesitan cambiar todo el proceso. Esto produce la sensación de que incorporar Testing es algo complicado y hasta puede generar que se abandone la idea. Es importante tener en cuenta que si nuestro proceso es caótico o no está bien definido, de todas maneras podemos incorporar las prácticas de Testing, como un primer paso hacia lograr el ordenamiento. Con el tiempo, serán estas mismas prácticas las que nos ayudarán a ir delineando un proceso más disciplinado que nos permita generar resultados más previsibles.
  2. Generar condiciones de Testeabilidad: la testeabilidad se define como la factibilidad que tiene una aplicación para ponerla a prueba. Una aplicación es más testeable cuantas más pruebas podemos ejecutar sobre ella. Para ello, debemos generar condiciones de testeabilidad, cumpliendo con determinados requisitos, como: documentación del producto, tiempo suficiente para diseñar y ejecutar las pruebas, ambiente de pruebas a disposición y la aplicación instalada y funcionando en el mismo. No es indispensable contar simultáneamente con todas estas condiciones, pero al menos, deberíamos asegurarnos de cumplir con alguna de ellas. Por ejemplo, es importante contar con algún tipo de documentación que nos indique cuáles son los requerimientos funcionales y no funcionales. Es también clave contar con un ambiente adecuado y especial para las pruebas, ya que las mismas no pueden ejecutarse en el ambiente de desarrollo, porque éste no es estable, y por lo tanto los resultados obtenidos no serán confiables. Es deseable implementar al menos un versionado básico, que nos permita una correcta administración de la configuración, y de esa manera tener control sobre las versiones que se van generando, ya que esta es una de las bases sobre las que se cimenta la labor de Testing. Y por último, es indispensable asignar el tiempo necesario para las pruebas. El mismo debe ser adecuadamente planificado y respetado, para poder garantizar que ejecutamos las pruebas necesarias para asegurar un nivel de calidad aceptable en el producto final.
  3. Definir un proceso de Testing: a la hora de poner en marcha las tareas de Testing, necesitamos definir un proceso. Y con ello, no sólo las tareas que se van a llevar a cabo, sino también las herramientas que se van a utilizar, los entregables que se van a generar, etc. El proceso de Testing va a ser la guía básica para trabajar en todos los proyectos. No necesita ser un proceso complejo, puede ser algo tan simple como diseñar, ejecutar y reportar, pero sí es importante que se encuentre definido y esté claro para todo el equipo. Asimismo, las herramientas a utilizar pueden ser aquellas con las que la empresa ya cuenta (hojas de cálculo, procesadores de texto), o pueden seleccionarse herramientas específicas. Esto puede variar también de acuerdo a las exigencias de los clientes, y está relacionado con los entregables que el proceso de Testing debe generar. Normalmente, como mínimo, se generan reportes de defectos, pero también podemos necesitar listados de casos de prueba, reportes de resultados de ejecución y otros informes similares. Dentro del proceso deben definirse también los workflow para los casos de prueba y para los defectos, a fin de asegurar su correcto seguimiento.
  4. Brindar apoyo al nuevo equipo: en la práctica, no basta con armar un equipo (o contratar un Tester) e indicar que deben comenzar a realizarse tareas de Testing en el proyecto. Sobre todo, si ya contamos con un equipo de proyecto acostumbrado a trabajar sin Testing, vamos casi inevitablemente a toparnos con cierta resistencia. Esto implica que desde el management, deberemos empujar para que los Testers puedan ganarse su lugar dentro del equipo, y su labor sea valorada y respetada. De otra manera, se corre el riesgo de que sean pasados por alto o dejados de lado y todo siga funcionando como antes. Es por eso que hay que tener bien claro que los Testers van a necesitar de apoyo desde el management, al menos hasta que hayan podido insertarse en el equipo y sea claro para todos que están aportando valor. Habrá que combatir la típica visión Desarrolladores versus Testers, que sólo genera demoras y tensiones que atentan contra la productividad y la calidad. A menudo, también es necesario capacitar a todo el equipo en temas de Calidad y Testing, para que tomen conciencia de su valor y asuman que la calidad es responsabilidad de todos y no simplemente una serie de tareas asignadas a un grupo especial de personas. La capacitación bien realizada puede acelerar los tiempos de integración y hacer que ésta sea menos traumática.
  5. Formar el equipo de Testing: esto puede parecer obvio, pero está lejos de serlo. Para comenzar a hacer Testing, es necesario formar un equipo (que en principio puede ser de una sola persona) de Testers. Esto significa que debemos seleccionar profesionales idóneos para la tarea. Un Desarrollador no puede hacer Testing. Un Analista Funcional no puede hacer Testing. Un Líder de Proyecto no puede hacer Testing. Sólo un Tester puede hacer Testing de manera eficiente y generando verdadero valor para el equipo. Esto quiere decir que debemos elegir a una persona que se dedique pura y exclusivamente a testear. Debe ser una persona idónea, que idealmente cuente con experiencia y fundamentalmente que reúna determinadas características, que hemos detallado en posts anteriores. Sólo así vamos a garantizar los mejores resultados. Asimismo, si decidimos que necesitamos armar un equipo de más de una persona, deberemos considerar qué perfiles técnicos debería tener cada uno de ellos, cuál va a ser su rol y sus tareas. Siempre que se pueda, es aconsejable comenzar por una persona o dos y a partir de ahí ir creciendo, de acuerdo a las necesidades que vayan surgiendo. Armar un equipo completo de una vez es más complejo e implica mayores riesgos.

Estos son los principios básicos para comenzar a hacer Testing en nuestros proyectos. El camino para armar un área de Testing e implementar buenas prácticas es largo, pero estos principios nos van a permitir ponernos en marcha y dar los primeros pasos. A partir de ahí, las oportunidades de mejora se van a ir abriendo a medida que nos vayamos adentrando en este nuevo universo. Lo más positivo, no obstante, es que implementar estos principios básicos nos va a generar resultados que vamos a poder ver desde un comienzo. Será el puntapié inicial de un crecimiento que no tiene techo.

 

Cómo armar un gran equipo de Testing

Parte 2: Consiguiendo los mejores Testers (continuación)

En el post anterior, detallamos algunas de las habilidades que hacen a un buen tester. Estas habilidades van más allá del conocimiento técnico que puede demostrarse en un examen. La idea es tenerlas presentes a la hora de entrevistar a un candidato, para que podamos identificar al que tenga la mayor cantidad de estas habilidades. El objetivo es armar el mejor equipo de Testing, empezando por incorporar a los mejores Testers.

A continuación, vamos a ver en detalle el resto de las habilidades que son fundamentales para ser un buen Tester.

Creatividad: sin esta habilidad, ningún Tester puede ser completo. Podrá ser metódico, ordenado, detallista, tener buena comunicación, pero si a todo eso no le suma una buena dosis de creatividad, nunca llegará a obtener grandes resultados. La creatividad es necesaria para pensar en lo que nadie pensó, para imaginar condiciones inesperadas donde el sistema puede fallar y pueden aparecer los errores. Es la base de la prueba exploratoria, donde no se sigue una estructura, sino que se va buscando, descubriendo funcionalidades y encontrando discrepancias. La creatividad le permite al Tester ir más allá de lo que está especificado, y ver lo que nadie ve.

¿Cómo evaluar la creatividad de un candidato en una entrevista? Una manera es plantear problemas de pensamiento lateral. Otra sería plantearle situaciones reales y pedirle que proponga varias soluciones, aclarando que no hay una respuesta correcta. La idea es ver cuántas respuestas es capaz de generar, no tanto evaluar la validez de esas respuestas.

creativity

Facilidad para aprender: es clave que el Tester tenga la habilidad de aprender rápido y solo. En muchas oportunidades, sucede que necesitamos probar una aplicación de la que no tenemos documentación, o la misma es muy escasa. En tales casos, el Tester debe explorar la aplicación y descubrir por sí mismo las funcionalidades. Deberá tener la capacidad de hacerlo sin contar con suficiente ayuda.

La capacidad de aprender con rapidez y facilidad también es importante para que el Tester pueda trabajar en distintas tecnologías y adaptarse a diferentes entornos. Esto le permitirá entender lo nuevo, para poder diseñar mejores pruebas.

Si bien existen tests específicos para evaluar la capacidad de aprendizaje, quizás lo más simple sea recurrir al propio currículum del candidato, indagando en el mismo en busca de conocimientos que haya adquirido por sí mismo. Si los conocimientos del candidato provienen únicamente de estudios formales, hay que dudar.

Malicia: esta es una palabra que puede sonar negativa, pero es la que mejor explica el concepto que queremos transmitir. No existe un buen Tester que no encuentre muchos defectos y para encontrar muchos defectos hay que querer encontrarlos. Es decir, hay que ejecutar las pruebas con la intención deliberada de hacer fallar el sistema y que aparezcan errores. De poco sirve ejecutar pruebas con el ánimo de que todo funcione correctamente. Eso no es lo que hace un buen Tester. Un buen Tester siempre quiere romper el software. Se sienta ante la pantalla y piensa: “¿cómo puedo romper esto?”. Por lo tanto, entendemos como malicia a esa intención de encontrar bugs, que en definitiva es positiva para el equipo y el proyecto.

Aquí no vamos a decir que el mejor candidato va a ser el que le ponga el pie a otro candidato para que se caiga, o le vuelque café sobre la camisa. En todo caso, estamos en busca de malicia aplicada a la tarea de Testing. Podemos pedirle que imagine que debe probar un software con determinadas características, y que nos diga cómo piensa romperlo. Si notamos un brillo en los ojos cuando decimos la palabra “romperlo”, podemos ir preparando la carta de oferta…

image001-1

Integración al equipo: por último, esta puede no ser una habilidad específica del Tester, pero es algo que no debe dejarse de lado. Debemos tener en cuenta que el candidato va a integrarse a un equipo, que quizás se está formando y donde contamos con personas que tienen determinadas habilidades y características.

Por un lado, y sobre esto vamos a extendernos más adelante, es importante que el equipo se complemente. Es decir, que cada uno de sus integrantes cuente con algunas habilidades, de manera que entre todos cubran todo el espectro necesario en un equipo de Testing. Por ejemplo, podemos tener un candidato con un perfil técnico, ideal para automatizar, pero si en el equipo ya contamos con un perfil similar, deberíamos preguntarnos si realmente necesitamos a dos personas con habilidades parecidas, y si no nos van a estar faltando otras habilidades.

Por otro lado, hay que tener en cuenta las características de personalidad y cómo puede llegar a encajar nuestro candidato en el equipo. Aquí podremos apoyarnos en Recursos Humanos.

Es también una buena idea que alguno de los miembros del equipo tenga una breve charla con el candidato, y tengamos en cuenta su feedback, ya que él puede darnos una visión que nosotros no tenemos, desde “adentro del equipo”. Ya que van a ser compañeros de trabajo, deberíamos tomar en cuenta su opinión.

Finalmente, a la hora de armar un equipo de Testing, deberemos buscar la correcta combinación de habilidades, para que podamos utilizar en cada momento las que se necesitan, según la tarea. Como hemos dicho, ese será el tema del próximo post.

 

Cómo armar un gran equipo de Testing

Parte 1: Consiguiendo los mejores Testers

 

Entrevistar eficazmente a un Tester no es sencillo. Sobre todo, cuando necesitamos armar un equipo de Testing y no contamos con profesionales idóneos que puedan evaluar a los candidatos técnicamente. Sin embargo, enfocarse sólo en los conocimientos técnicos es un error. Muchas veces, se opta por pedirle al candidato que complete un examen escrito, a veces, para peor, tipo multiple choice. Se entiende que esto simplifica la tarea, pero es un recurso que se queda a medio camino. No estoy en contra de los exámenes, el conocimiento técnico es importante y valioso, pero hay que entender que no es lo único, ni siquiera lo más importante. Existen determinadas habilidades que un buen Tester debe tener y que no deberían pasarse por alto en una entrevista. No hay que olvidar que el conocimiento técnico puede incorporarse de manera más o menos rápida con una capacitación. Sin embargo, ciertas habilidades son mucho más difíciles de adquirir, o llevan mucho más tiempo. Por eso, no hay por qué descartar el examen técnico, pero antes deberíamos asegurarnos de que estamos evaluando también las habilidades fundamentales con las que debe contar todo buen Tester. A continuación, las que creo son las principales.

Atención al detalle: esta es una habilidad básica e imprescindible. No se puede ser buen Tester si no se está atento a los detalles. Esto vale tanto para lo visual, cuando se necesita por ejemplo comparar una implementación contra un diseño, como para otros detalles como errores de tipeo u ortografía, mensajes al usuario equivocados o incomprensibles y hasta problemas de usabilidad.

Además, en mi experiencia, la mayor parte de los errores reportados por el cliente o usuario final ante su primer contacto con el sistema, son errores de detalle.

Es por eso que un candidato que combina bien la ropa debería tener ventaja sobre otro de estilo desaliñado. Y antes de pedirle que resuelva una consulta SQL, habría que proponerle el juego de las 7 diferencias.

7 dif

Comunicación: existen excelentes programadores que se calzan los auriculares todo el día, fijan la vista en el monitor y se aislan del mundo (aunque esto en el contexto de Agile es discutible). En un Tester, esto es inadmisible, porque parte de su trabajo consiste en indagar. Ya sea para averiguar los requerimientos (o los baches en ellos), entender la forma en que esos requerimientos fueron implementados, saber si una aplicación está testeable, conocer cuándo será el próximo release, o reconocer si lo que está observando es un error o no. Para todo eso, es necesario preguntar. Y sobre todo, hacer las preguntas correctas. Es por eso que las habilidades de comunicación son fundamentales. El Tester debe ser un muy buen comunicador, debe saber preguntar y debe saber explicar. Necesita además comunicarse con diplomacia y saber adaptarse a los diferentes estilos y personalidades, según sus interlocutores.

Es una buena idea, antes de presentarle al candidato la hojita con el examen, tener una buena charla, amplia, pasando por diversos temas. Es también recomendable pedirle que cuente algunas de sus experiencias, sobre todo de casos puntuales en los que haya sabido resolver situaciones desafiantes, a través de la comunicación.

Pensamiento lógico: esta es otra habilidad muy importante, que pone en juego la capacidad analítica del Tester. Se aplica fundamentalmente cuando está ante los requerimientos funcionales. En ese momento, debería utilizar esta capacidad para entender primero la lógica del sistema y sus requisitos, y luego para detectar baches, inconsistencias o discrepancias en los mismos requerimientos. De la misma manera, el proceso de diseño de pruebas requiere del uso de la lógica. Recordemos que el diseño de casos de prueba consiste fundamentalmente en encontrar la cantidad mínima de casos que permitan probar el mayor número de escenarios, de acuerdo a los requerimientos. Esto no puede hacerse sin el uso de pensamiento lógico, es por eso que esta habilidad resulta fundamental.

Aquí bien podríamos recomendar que en el examen se incluyan algunas preguntas básicas de lógica, ya que esto resulta bastante sencillo de evaluar de este modo.

desorden

Orden y organización: es muy difícil ser un gran Tester si no se es ordenado, organizado y prolijo. Está claro que estas son habilidades necesarias en la mayoría de los trabajos, pero particularmente en el de Testing. El Tester necesita ser ordenado para asegurarse de que no se le escapa nada, para tener en claro qué probó y qué no, en qué momento lo probó, siguiendo cuáles pasos, contra qué versión, etc. Debe ser ordenado también a la hora de reportar los defectos detectados, como así también para su seguimiento. Estas habilidades también le servirán para recordarle al equipo que debe seguir determinados procesos, cuando se desvíen, y para responder consultas en las situaciones en que algo no esté del todo claro. Debe ser también organizado para saber priorizar sus tareas. La clave de un buen trabajo de testing está en la buena organización y la correcta definición de las prioridades, sobre todo en los momentos más candentes de los proyectos, cuando al mismo tiempo hay que verificar correcciones de bugs, probar nuevas funcionalidades y ejecutar regresiones. Y por último, debe ser prolijo, cuidadoso de seguir todos los pasos necesarios para ejecutar correctamente las pruebas, generar los datos y reportar los defectos. De lo contrario, los resultados de las pruebas no serán confiables.

Una manera de evaluar el orden y la organización en un candidato, es proponerle preguntas abiertas, donde deba elaborar una respuesta, siguiendo determinados pasos para llegar a una conclusión. También puede pedírsele que priorice u organice una lista teórica de tareas. Sin embargo, no habría que pasar por alto ciertos detalles, como la puntualidad para llegar a las entrevistas, que recuerde con quién se le dijo que debía reunirse, que se haya asegurado de contar con el tiempo suficiente para la entrevista, etc.

En la segunda parte detallaremos algunas habilidades más de los mejores Testers.